La peor maldición de un viajero

por | diciembre 7, 2017
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Email -- Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Nota:

Antes que todo les contaré algo triste acerca de nuestro amigo Alexis, no recuerdo en que momento sucedió así que lo escribiré aquí, como había comentado él estaba viajando por tierra desde México a Chile su tierra natal y donde viven sus padres, al parecer para superar el divorcio con su esposa en Europa, él en el viaje se mantenía mediante la fotografía y diseño de páginas web, a él le había robado en el viaje su equipaje, perdiendo cámara profesional, zapatos, computadora, pasaporte entre otras cosas, recién se estaba reponiendo con sus cosas, en el lugar donde estábamos hospedados el también lo estaba pero a cambio de trabajo, el dueño del hostal en cierto momento decidió terminar el trato con él y echarlo a la calle ya de noche, Alexis nos fue a buscar a mi y a Jesús para contarnos lo sucedido muy triste, como buenos amigos salimos del hostal con él ayudándole con sus maletas y para acompañarlo a buscar un lugar donde pasar la noche, Oscar también iba con nosotros, Alexis tenía una idea, estaba trabajando en una página web de un taller mecánico y su idea era ir a pedir permiso para quedarse allí, fuimos al taller y Alexis habló con el velador, quién a su vez tenía que hablar con su patrón, recuerdo la forma tan triste y humilde en que Alex se lo pidió “habla con tu patrón weon, me conformo con una sillita para pasar la noche”, lamentablemente no fue posible, mientras caminábamos por la calle Alex se empezó a quebrar, recordó que tenía una novia en el Salvador y que ella le había prometido fugarse con él, de hecho él en su equipaje traía ropa de ella porque se supone ella lo alcanzaría, pero habían pasado ya muchos días y concluyó que seguramente ella no lo seguiría, en eso se detuvo y en plena calle empezó a sacar la ropa de la chica, se despidió con un beso y palabras bonitas de cada prenda y las fue botando en la banqueta, fue una escena en que no supe si reír o llorar, pero yo creo que para el fue muy triste, era en verdad una escena irreal, tratamos de convencerlo que no la tirara, pero el decidió que deshacerse de esa ropa era lo mejor, Alex no quería que nadie le pagara el hospedaje pero finalmente Oscar lo convenció de aceptar como un préstamo y por fortuna lo fuimos a hospedar a un hostal cercano.

Nuestro regreso a San José

Estamos en San José de nuevo, aunque la selección de Costa Rica ha quedado fuera del mundial, lo cierto es que ha hecho un papel histórico y en Costa Rica están de fiesta a más no poder, nosotros estamos muy cansados del viaje pero no queremos desaprovechar el tiempo, en San José existe un sitio que se llama la fuente de la Hispanidad donde los ticos acuden a celebrar, es como en CDMX el angel de la independencia, yo conozco ya ese lugar un poco, Mafer me comenta que estará allí con amigos y me invita, me dice la hora y la descripción lo mejor posible del sitio exacto, (habrá miles de personas), lamentablemente yo no traigo datos ni llamadas ni mensajes, lo que dificultará más todo, en fín, le comento a Jesús que iré a la fuente por si desea ir, lo cual el acepta, aunque hemos hecho ese trayecto antes caminando antes (probablemente unos 3 km), esa vez pago un taxi para llegar temprano, llego al sitio y lamentablemente por más que busco no la pude localizar, yo sabía que era una misión muy difícil y ese día termino fracasando…. Igual nos quedamos un rato para aprovechar la vuelta pero obviamente para mí fue un día equis.

20140629_195131 20140624_140802 20140624_144446

Ya en el hostal (tengo wifi de nuevo), acordamos vernos en un centro comercial, al día siguiente, la verdad es que me queda bastante lejos, pero ya había viajado míles de km, que más daba unos más, ese día por la tarde mi amigo Jesús está durmiendo, así que le dejo un recado en recepción de que vuelvo más tarde, llego obviamente puntual a la cita, el centro comercial es bastante grande pero tenemos acordado un local de referencia donde nos vamos a ver, no estoy nervioso pero tengo dos grandes dudas: 1. Realmente viene o se arrepiente? 2. Si viene la reconoceré ya que jamás le he visto en persona? , ya tiene 10 minutos de retraso y empiezo a desesperarme, en ese momento veo una chica con rasgos parecidos a los de ella, está cerca del lugar donde quedamos y parece que busca a alguien… la abordo y platicamos un par de minutos…. No es ella, se trata de una persona que no es de allí, está buscando un lugar pero es un caso distinto…

20140706_120452

Alexis y Jesús  

20140706_120612

Las patadas voladoras del Chuy 

 

20140707_184037

Busco wifi en el área, hay redes abiertas pero batallo para conectarme, después de unos minutos por fín mi celular se conecta y recibo un mensaje de ella, me comenta que viene en camino que espere un poco más.

Pasan más minutos, mucha gente entra y sale, empiezo a desesperarme, pero el momento esperado sucede, viene entrando al centro comercial, siento un vuelco en el corazón y sin haberla visto antes la reconozco sin tener la menor duda, parece que ella también me reconoce a la primera, me mira y me sonríe, a pesar de ser perfectos desconocidos nos saludamos como los grandes amigos, estamos en una mesa frente a frente, dicen que ya sea en medio de una gran ciudad o en medio del desierto siempre hay una persona que espera a otra y cuando por fin cruzan miradas todo lo de alrededor pierde relevancia, justamente me siento en esa situación, estamos platicando de cualquier cosa, la tengo tomada de las manos y estamos fundidos en una mirada, no tengo idea de lo que pasa alrededor ni donde estoy, en ese momento yo sólo tengo ojos para ella, en ese momento comprendo que lo que parecía un viaje loco en realidad tiene demasiado sentido, absolutamente todo ha valido la pena, en ese momento comprendo que todo el trabajo y los peligros corridos no son en vano. Estamos hablando de cualquier otra cosa, pero ella comprende lo que estoy pensando y cambia la plática, me agradece por estar allí, me agradece por haber hecho ese viaje y yo lo agradezco por esperarme.

FullSizeRender (1)

El día que nos conocimos con Mafer (perdón por editar mis dientes, tenía un problema de ortodoncia y en esa foto salió muy evidente)

No tengo idea de cuanto tiempo ha pasado, pero han sido momentos demasiado intensos, ella me ha enseñado muchas cosas, entre otras el hecho de hablarnos de usted como algo normal, los ticos jamás hablan de tu ni siquiera a un niño, así que ella casi siempre me habla de usted (una que otra vez de vos), pero a mi me gusta la idea e invariablemente le hablo de usted, su acento me vuelve loco, en cierto momento me doy cuenta que ella ha volteado varias veces a una mesa, y le pregunto la razón, finalmente me confiesa que no está sola, como se sentía un poco insegura de encontrarse con un desconocido le pidió a su cómplice (su hermana) que la acompañara, su hermana tiene un bebé y también hay una niña que es otra hermana de de Mafer, por Dios! esas personas se han aventado la novela sin yo saberlo! , pero bueno me los presenta a todos y es algo que yo comprendo perfectamente, de hecho yo le agradezco por ser valiente! 😊

Hasta aquí es hasta donde me siento cómodo contando acerca de Mafer, porque todo lo demás considero que es una historia de 2, pero puedo decir que, si de por sí ya estaba viviendo uno de los días más felices de mi vida, las experiencias con esta chica vinieron a redondear todo, absolutamente todo! Y es como así seguí viviendo en Costa Rica algunos de los días más felices de mi vida.

Los días fueron pasando y el día de tener que salir de Costa Rica se acercó demasiado, estaba viviendo cosas para las que no estaba preparado, pero de alguna u otra forma tenía que afrontarlas, hay momentos en la vida en que uno tiene que ser fuerte porque simple y sencillamente no hay otra opción, estaba viviendo sentimientos encontrados, por un lado me sentía bien porque iba a volver a ver a mis seres queridos pero por otra parte me tenía que despedir de personas que ya eran importantes para mí, el tiempo no perdona nada y el día de las despedidas se llegó, son momentos tristes pero uno se trata de consolar y consolar a los demás con la vaga idea de que quizás algún momento nos volvamos a ver, (aunque en realidad sepas que lo más probable es que ese día jamás llegue), y a final de cuentas lo quiera o no, allí estaba pasando por lo que más tarde comprendería es la  peor maldición de un viajero, sin saber cómo, sin estar preparado, sin quererlo, estaba allí,  dando el ÚLTIMO BESO un beso que es tan dulce como amargo!

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Email -- Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *