Decisiones personales separan al equipo

por | diciembre 6, 2017
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Email -- Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Los días en Son José siguen transcurriendo de los mejor, pero ya hemos analizado el tema de separarnos y/o movernos de la ciudad, finalmente llegamos a un acuerdo de primeramente viajar hacia Jaco, es una pequeña ciudad costera muy cernada a San José, es un nuevo aire para el equipo y al mismo tiempo para mí es muy conveniente ya que puedo regresar a la capital de forma relativamente fácil.

Como siempre, preparamos nuestro equipaje, nos despedimos de nuestros amigos y arrancamos para el mercado a desayunar y luego a la terminal, son buses locales ya que la ruta es corta (2 horas aproximadamente), los paisajes son enigmáticos, montañas, volcanes, praderas, fauna… de todo hay, después del corto camino anuncian la llegada a Jaco, creo que en ese momento traemos un mapa de la ciudad la cual es pequeña, así que estamos relativamente bien orientados, el plan es ir a buscar trabajo a los hoteles y restaurantes principalmente a cambio de hospedaje, ¿Es posible conseguir brete en Costa Rica siendo unos perfectos forasteros sin más recomendación que la propia? Muy difícilmente, pero la íbamos a pulsear! , nos dividimos en 2 grupos, Edwin y Jesús cubrirían parte de la ciudad, mientras Luis y yo otra.

20140625_125041

20140625_170807

A pesar de que a esas alturas tenía mucha condición física (a veces caminábamos un promedio de 15 o 20 km diarios), hacía un calor sofocante, habíamos ido de restaurante en restaurante obteniendo puras negativas, las mochilas ya me estaban reventando los hombros, nos dirigimos a un negocio que estaba en plena costa y en eso alcancé a ver a Edwin y Jesús bañándose de los más divertidos en la playa con una chica, nos acercamos con Luis y pues no nos queda más que empezar a divertirnos también (yo tengo mis dudas si Jesús y Edwin buscaron trabajo o arrancaron directo a bañarse jaja), para mí tiene algo de especial esa playa ya que estoy conociendo por primera vez el océano pacífico, todas las playas que conocía eran del atlántico, las horas transcurren y empieza a llover, vemos un negocio abandonado y nos metemos allí para refugiarnos de la lluvia, mientras tanto tratamos de pensar y ponernos de acuerdo en que hacer, la lluvia después de una horas empieza a mermar, pasa una camioneta con vidrios entintados junto a nosotros y alcanzamos a ver que por el parabrisas se dispara un flash de cámara, al parecer nos tomaron una foto, como a los 5 minutos vuelve a pasar y eso se nos hace sumamente extraño, así que decidimos movilizarnos inmediatamente y buscar un hostal.

 

Refugiándonos de la lluvia

Para no hacerla tan larga hemos estado un par de días en Jaco, pero nos parece que no hay nada más que hacer allí, la decisión de movernos está tomada, pero aún no sabemos a donde vamos, simplemente preparamos mochilas y nos vamos a salida de la ciudad, la situación se vuelve tensa, no nos podemos poner de acuerdo a donde ir, hay una ciudad relativamente cercana que se llama Manuel Antonio, Luis vota por ir para allá, yo prefiero regresar a San José (ustedes saben porque), Jesús y Edwin parecen indecisos, estamos a un lado de la carretera debajo de un árbol, carros pasan para todos los sentidos pero entre nosotros hay un silencio realmente incómodo, la situación está muy tensa, yo creo que pasó más de una hora y finalmente decidimos regresar a San José.

 

2014-06-27 11.40.59

Foto tomada de infraganti en la situación 🙁

 

Regresamos a San José, pero ya teníamos ideas diferentes de que hacer, entonces comprendimos que lo mejor aunque nos doliera era que cada quien fuera leal consigo mismo y se moviera en pro de sus propias metas, El caso de Edwin y de Jesús era a mi parecer el más difícil ya que ellos son primos, se conocen desde niños y prácticamente habían salido de casa juntos, su familia sabía que andaban acompañándose, se sentía responsable uno del otro y eso es perfectamente entendible, a mi me hubiera pasado lo mismo. Pero Luis había salido solo y yo también, el decidió que se iría a una ciudad llamada Santa Martha, el viaje no era fácil tendría que viajar en bus y luego en ferri para finalmente llegar, yo decidí viajar hacia panamá por 3 o 4 días para después regresar nuevamente a San José.

 

Edwin decidió quedarse en San José y finalmente Jesús a pesar de lo difícil de dejar a su primo decidió viajar a Panamá conmigo, nosotros dos seriamos los primeros en separarnos del grupo, la hora de salida se aproximaba, nos fuimos a la terminal, Luis y Edwin nos fueron a acompañar, caramba que duras son las despedidas y aquí es cuando uno necesita ser fuerte, es duro despedirte de tus hermanos de viaje sin tener remota idea si los volverás a ver, pero así es esto, abordamos al bus, íbamos realmente tristes pero con la tranquilidad de que estábamos siendo leales con nuestras metas….

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Email -- Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *